miércoles, 20 de febrero de 2013

EL ESTADO DE LA NACIÓN DESDE LA PERSPECTIVA DE UN DIPUTADO SOCIALISTA.



¿QUÉ ESPERO DEL DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA NACIÓN? 

Rajoy y Rubalcaba se la juegan ante la ciudadanía. Ellos tienen en su mano la oportunidad, quizás la última, para dignificar la política y ofrecer un gramo de esperanza a la sociedad española. La cita se produce en la peor coyuntura y los socialistas somos consciente de la dificultad de ilusionar a una opinión pública asqueada de falsas promesas y de padecer la angustia del desempleo, los recortes y una falta de reacción a tiempo de los partidos ante los casos de corrupción. 

Por eso, precisamente, el PSOE no puede fallar, ni puede desperdiciar el momento para hacer política con mayúsculas. En miopinión, este debate exige una intervención con dosis de autocrítica y humildad, con gran convicción en la defensa rotunda del interés general y sin entrar en la confrontación del "y tú más", expresando proposiciones creíbles en políticas de crecimiento económico y empleo, poniendo frenos al desmantelamiento del estado del bienestar y punto final a los desahucios, hablando de compromisos firmes y con plazos para la regeneración democrática de la vida política. Dicho así hasta parece simple. 

Sin embargo será necesario entrar en el cuerpo a cuerpo. Lo suficiente para realizar una implacable y documentada censura a la gestión antisocial de Rajoy, a su papel de tapadera de corruptos, a una reforma laboral salvaje y al modelo ideológico que trata de imponer el PP con la excusa de la crisis. Todo ello durante un año que ha transcurrido plagado de desprecios del Gobierno del PP al Parlamento y a la ciudadanía. 

Pero para que el planteamiento de Rubalcaba sea creíble y genere confianza en la ciudadanía debiera identificarse con los paganos de la crisis, dirigirse a ellos más que a Rajoy, empatizar con ellos, interiorizar su dolor, su miedo e incertidumbre ante un futuro que se percibe negro. Y, además, ser consciente del rechazo existente hacia los políticos y los grandes partidos. Casi nada! 
Es un día para hablar claro y alto, con auténtica pasión por la democracia. La última oportunidad para llamar a la tarea colectiva de la reconstrucción de una democracia de valores ėticos y participativa con el objetivo de recuperar el papel de la política en este país. 

Esto implicaría, entre otras medidas, anunciar la reforma de la ley de partidos, la reforma electoral, una ley de transparencia sin exclusiónes, más recursos a los jueces para luchar con agilidad contra la corrupción, modificar el sistema de selección y designación de los miembros de organismos reguladores y de control así como los de altas instancias del Estado. Me refiero a poner fin a criterios partidistas y buscar la independencia y profesionalidad del Tribunal de Cuentas, CGPJ, Defensor del Pueblo, CNMV, Tribunal Constitucional, Banco de España, RTVE, etc.. 

Sospecho que la ciudadanía espera muy poco del debate. Se ha vuelto incrédula ante la incapacidad de la politica partidista de combatir una crisis que se ha extendido a todo. Por eso es vital que Rubalcaba explique la alternativa concreta de los socialistas para salir adelante, buscando las complicidades necesarias en una mayoría de progreso, reconociendo que los necesarios sacrificios han de repartirse de modo justo, recordando el papel que debiera jugar una UE más social frente a barreras como Draghi, la gran Banca y los mercados especulativos, planteando una reforma fiscal y la lucha sin cuartel contra el fraude fiscal. 

Es ahora o nunca. Si fallamos, si volvemos a defraudar, estaríamos un paso más cerca del estallido social. Por eso tenemos que confiar en Rubalcaba. 



Odón Elorza 
Diputado Socialista 
19 de febrero de 2013 


El artículo es responsabilidad y opinión del firmante .  Los comentarios, vertidos por las personas visitantes, son responsabilidad de las mismas. @foroetico




1 comentario:

  1. NADA, NO ESPERO NADA, ES COMO SI HABLARAN SORDOS.

    ResponderEliminar

Expón aquí tus opiniones y aportaciones, serán tenidas en cuenta en la elaboración de los documentos de trabajo.